La Universidad Francisco de Vitoria (UFV) ha acogido durante tres días, del 30 de noviembre al 1 de diciembre, el IV Congreso Iberoamericano de Soluciones Sistémicas para la Transformación de las Organizaciones (CISSTO). El evento lo organiza la Sociedad Española de Sistemas Generales (SESGE) desde hace tres ediciones y cuenta con el patrocinio del Centro de Investigación Interdisciplinar en Matemática Aplicada, Computación y Simulación (CIIMACS) asociado al Grado en Ingeniería Matemática de la UFV, del Centro de Simulación para la Excelencia Profesional y la Innovación (CESEPI) asociado a CETYS, ambos de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV), y de la empresa Computer Aided Logistics, S.L. (CALS).

El IV CISSTO ha sido un punto de encuentro entre académicos, empresarios y estudiantes de España, Argentina, Brasil, México, Chile, Colombia, Perú y Venezuela, entre otros, en el que han tratado cómo el uso del enfoque de la sistémica, la complejidad, la cibernética, la simulación y algunas aplicaciones en el metaverso puede ayudar a la viabilidad de un futuro sostenible en las organizaciones.                

El congreso fue inaugurado por Yolanda Cerezo, vicerrectora de Calidad y Transformación Organizacional de la UFV, acompañada de Germán Dugarte-Peña, director del Centro de Investigación Interdisciplinar en Matemática Aplicada, Computación y Simulación; Elvira Muñoz, directora del Grado en Ingeniería Matemática de la Universidad Francisco de Vitoria; Inmaculada Puebla, directora del Centro de Simulación para la Excelencia Profesional y la Innovación y vicepresidenta de la SESGE.

La reunión contó con la intervención de Ángela Espinosa, catedrática de la Universidad de Hull (Inglaterra), que habló sobre cibernética y el modelo de Sistemas Viables; y de Anabel Fraga, presidenta de INCOSE-AEIS, quien reflexionó del presente y futuro de la Ingeniería de Sistemas en Iberoamérica.

Por otra parte, diferentes presentaciones en diversos campos se centraron en el enfoque sistémico aplicado a la sostenibilidad y la forma en la que las organizaciones deben transformarse de manera orgánica, teniendo en cuenta la complejidad para poder ser resilientes, conscientes del entorno y de la variedad requerida para garantizar una evolución organizacional hacia el bien común, el respeto y una sociedad de valores enfocada en la coexistencia responsable y consciente del entorno.

Así, en una de las charlas se presentó una herramienta informática que tiene el propósito específico de facilitar la evaluación sistémica del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible a partir de la necesidad de adaptar procedimientos tradicionales de cualquier organización, como son las auditorías, las evaluaciones de riesgos, las evaluaciones de desempeño, los diagnósticos de operación o los diagnósticos sistémicos organizacionales; todo esto en alineamiento con los criterios Ambientales, Sociales y de Buen Gobierno (ASG). El objetivo de esta herramienta es conducir a las organizaciones a la definición de sus prioridades basándose en una evaluación actual y potencial del impacto, tanto positivo como negativo, sobre los ODS en toda su cadena de valor.

En cuanto al metaverso, se presentó como una oportunidad respecto a los posibles usos aplicado a las experiencias educativas, al impacto en la economía digital, así como, las experiencias en el mundo empresarial que ya están en marcha. En su relación con el enfoque sistémico, permite a través de una herramienta conceptual, manejar realidades complejas y que además es un reflejo de esa realidad. “Es muy útil para percibir la riqueza y la complejidad de los diseños y los desarrollos y, al mismo tiempo, proporciona una serie de herramientas básicas para tratar esa complejidad y crear nuestra propia metodología de sistemas”, explicaba Inmaculada Puebla en su intervención.  

Al congreso también han asistido estudiantes de la Universidad Francisco de Vitoria que pudieron participar en una sesión de debate sobre la temática del congreso y en el que pudieron plantear soluciones sensatas y voluntad por plantear un futuro sostenible, holístico, basado en valores, respeto y consciencia.

El congreso fue clausurado por Clemente López, vicerrector de Innovación y Emprendimiento de la UFV: “a través de metodologías, procesos, técnicas, métodos, herramientas y planteamientos innovadores se ha trabajado estos días para proponer, desde un punto de vista científico y humanista, cómo es necesario abordar con un enfoque sistémico la integración de saberes para poder plantear soluciones tecnológicas a los retos que se nos revelan en la actualidad”, puntualizó.

El próximo congreso, que se celebrará en otoño de 2023, tendrá su sede en una universidad latinoamericana de Brasil o Colombia.